Skip links

Cómo limpiar las puertas de la ducha

Puedes encontrar una gran cantidad de productos baratos y efectivos en ferreterías o almacenes.

Es posible que necesites este tipo de productos si tienes un serio problema de residuos de jabón, como en el caso de vivir en un departamento que no se ha limpiado en bastante tiempo o nunca antes.

  • Si los productos contienen cloro o amoniaco, existe el riesgo de que causen enfermedades respiratorias e irritación de la piel, ojos, nariz y garganta.[3][4]
  • Asegúrate de que el aire fluya en la habitación. Utiliza un trapo, una máscara o un respirador para cubrir tu boca y nariz.
  • Utiliza guantes para proteger tu piel del contacto con cualquier químico peligroso.

Otra opción

El calor y humedad harán que sea más fácil quitar los residuos del jabón.[11] Si no quieres tomar un baño, simplemente cierra la habitación y deja correr el agua.

Utiliza una escobilla para vidrio para quitar todo el vapor condensado de las puertas de la ducha. 

Finalmente, termina de secar lo que quede de agua con papel. Este paso es de vital importancia si decides rociarlas con repelente de agua de lluvia.

  • Es buena idea tener una escobilla para vidrio específicamente para la ducha. Utilizarla regularmente para limpiar las puertas y las paredes de la ducha luego de cada baño evitará que se acumulen los residuos del jabón. Además, con el tiempo tendrás que limpiar cada vez menos.
  • Si utilizas una escobilla para vidrio, evitarás que se formen manchas de agua dura.
  • Si no quieres utilizar este tipo de escobilla, también puedes emplear una toalla de microfibras, las cuales sirven para limpiar paredes y puertas de vidrio. Una vez que esté empapada, exprímela y continúa utilizándola.

Si necesitas ayuda para atender la limpieza de tu hogar, o empresa, confiá en nosotros. Te damos una mano.

Dejanos un comentario